14 abril, 2020

El Covid 19 y ANACER

En las últimas semanas muchos pacientes de centros de reproducción asistida os estaréis preguntando por qué estas clínicas fueron de los primeros centros médicos en cerrar, qué es lo que pasaba en realidad.

Lo primero que se hizo fue extremar las medidas de seguridad para preservar la salud de los pacientes y de los trabajadores de los centros, por supuesto se recomendó a todos los pacientes y trabajadores que presentaran alguno de los síntomas de COVID 19 o hubieran estado en contacto con alguna persona que hubiese dado positivo a la enfermedad que no acudiera a las clínicas.

Se incrementaron las condiciones de higiene con lavado de manos frecuentemente, utilización de geles hidroalcóholicos, desinfección de despachos y salas de espera, etc. A los pocos días, las sociedades científicas como la Española de Fertilidad (SEF) o la Europea (ESHRE) publicaron unas recomendaciones para las clínicas de reproducción asistida.

En resumen, éstas fueron finalizar los tratamientos que estuvieran en marcha, pero criopreservando los ovocitos o embriones, y cancelar tanto las transferencias de embriones vitrificados como las inseminaciones artificiales. La idea básica era no generar gestaciones, ya que no se conocía mucho sobre el efecto que podría tener la infección con el coronavirus y su evolución.

Posteriormente, el Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, cerró todos los establecimientos que no prestaban servicios esenciales, por lo que si algún centro de reproducción asistida seguía realizando su actividad debió de reducirla a servicio de urgencias mínimo.

Esta es la situación en la que nos encontramos actualmente, a la espera de que acabe el confinamiento y nos podamos incorporar a nuestra tarea. Juntos venceremos este virus, cuidaos mucho.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

¡Desde Anacer podemos ayudarte a cumplir tus sueños. Te orientamos sin compromiso!