Hábitos para una mejor fertilidad
hábitos para fertilidad reproducción anacer

Hábitos para una mejor fertilidad

Proponemos unos hábitos y consejos saludables para aumentar las posibilidades de embarazo

Todos debemos intentar mantener unos hábitos saludables; pero la atención a la salud –entendida de un modo amplio- se convierte en básica en el caso particular de una mujer o un hombre que están buscando un embarazo y que, por ello, están preocupados por su fertilidad.

 

¿De qué depende la fertilidad?

Ya sabemos que la edad es un factor clave para la fertilidad pero, además, la fertilidad de la mujer depende de un buen equilibrio hormonal, de la ausencia de desequilibrios menstruales y de poseer una buena reserva ovárica.

Por su parte, los hombres fértiles son los que producen un número suficiente de espermatozoides sanos, activos y con buena movilidad. En ellos, la edad también es importante.

Marquemos una serie de pautas para mejorar la fertilidad.

 

Controlar el peso y seguir una dieta adecuada

Tanto el hombre como la mujer que quieren aumentar su fertilidad deben vigilar su peso pues el sobrepeso afecta tanto a la calidad y producción de espermatozoides como a la posibilidad de complicaciones obstétricas.

En las mujeres con sobrepeso se dan más a menudo ciclos irregulares síndrome de ovario poliquístico o hipotiroidismo.

Así, es muy importante el conocer cuál es el peso ideal y vigilar el Índice de Masa Corporal IMC, con su relación entre peso y altura.

Por su parte, los hombres que consumen azúcares o grasas en exceso suelen poseer un peor esperma.

Como indicaciones generales, hay que buscar alimentos que contengan vitaminas D, A, C, ácido fólico, fibra, Omega 3, zinc, antioxidantes…

En especial, la vitamina D es la encargada de la absorción del calcio, magnesio, fosfato, zinc y hierro; y, según algunas investigaciones, mejora las condiciones del endometrio para la implantación.

La receta, como no, es consumir más frutas y verduras y reducir alimentos  bebidas azucaradas.

alimentos para aumentar la fertilidad y las posibilidades de embarazo

Reducir el consumo de cafeína y bebidas azucaradas

Está relacionado con el punto anterior, pero queremos dedicarle una atención especial a las bebidas azucaradas y con cafeína.

Además de perjudicar el objetivo de seguir una dieta sana, entre los trastornos que pueden provocar está el aumento de estrés y modificaciones del sueño, factores nada recomendables a la hora de buscar un embarazo.

 

Huir del estrés y dormir adecuadamente

La ansiedad, tiene sus repercusiones en el cuerpo. Un exceso de preocupaciones dificulta la liberación de la hormona LH (hormona luteinizante), fundamental en la maduración de los folículos y en la ovulación.

Dormir bien, las horas suficientes y descansando correctamente, favorece la sensación de bienestar y puede facilitar el lograr el embarazo.

 Estrés afecta a la fertilidad

Evitar el consumo de tabaco y alcohol

El tabaco y el alcohol nunca son recomendables y, entre sus posibles riesgos, están el descenso de la capacidad ovocitaria de la mujer, disminuyendo el número de óvulos fecundables.

Además, el tabaco y el alcohol también pueden afectar, para mal, a la calidad y cantidad de los espermatozoides.

 

Más ejercicio

El hacer ejercicio físico regular mejora la salud de todos pero, en relación a la fertilidad, ayuda a disminuir los niveles de estrés, potencian el riesgo sanguíneo en el aparato reproductor, aumentan la calidad del esperma…

Ojo, hablamos de ejercicio adecuado, moderado. El exceso puede provocar complicaciones, como los que sufren algunas deportistas de élite que padecen problemas de fertilidad.

 

Si tomas medicamentos, presta atención

Algunos medicamentos de uso frecuente pueden afectar a la fertilidad de mujeres y hombres. Cuando los consumas, tenlo en cuenta y consulta con tu médico.

 

Escucha a los profesionales

El preguntar a los expertos en reproducción asistida siempre es positivo a la hora de buscar un embarazo. Son quienes nos pueden ofrecer consejos personalizados a nuestra situación y, en su caso, buscar las causas de nuestros problemas para concebir.

Por último, y como solemos apuntar a menudo, siempre es recomendable el ser algo escéptico y dudar sobre algunos de los contenidos que se puede leer en páginas y foros de internet.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies