Fecundación In Vitro

Tratamiento de Fecundación In Vitro

¿En qué consiste la Fecundación In Vitro?

La fecundación In Vitro, también conocida como FIV, es la técnica de reproducción asistida más utilizada dentro del mundo de la medicina reproductiva. En dicho tratamiento, se realiza el proceso de unión del óvulo con el espermatozoide de manera externa, en un laboratorio, para posteriormente ser transferidos al útero materno y así buscar el embarazo.

Obviamente, el proceso de fertilización In Vitro convencional requiere de un análisis previo para su implantación. Así, en primer lugar los espermatozoides del varón deben de mostrar un índice de motilidad progresivo, además de contar con una concentración adecuada de semen. Por otro lado, los embriones derivados de los óvulos se transfieren al útero de 2 a 5 días post-fecundación.

Siempre y cuando se cumplan estos requisitos, la Fecundación In Vitro se puede producir con los óvulos propios de la mujer y el semen de su pareja, o bien con el semen de un donante. También se puede realizar mediante ovodonación, donde el óvulo fecundado es el de una donante, e incluso donde el óvulo y el semen son ambos donados.

Fases de la fecundación In Vitro

Las fases de la fecundación In Vitro se pueden resumir en las siguientes:

 

1º. Estimulación ovárica

En primer lugar, se produce la estimulación mediante la inducción de una ovulación múltiple en la mujer. En algunos casos, se puede precisar la administración de hormonas FSH y luego LH. Posteriormente, se produce la punción con una pequeña intervención, donde se extraen los ovocitos que han madurado dentro de los folículos.

 

2º. Fertilización In Vitro, fecundación y cultivo embrionario

Una vez obtenidos los ovocitos, se lleva a cabo la fecundación. En el primer paso de esta fase se seleccionan los espermatozoides del varón, en función de su movilidad. En la fertilización convencional, se seleccionan entre 50.000 y 100.000 espermatozoides por cada ovocito para la fecundación. Después de dicha fecundación, los embriones resultantes se disponen en placas de cultivo en una incubadora en un período de 2 a 5 días.

 

3º. Transferencia de embriones

Tras el proceso de incubación, se introduce uno o dos preembriones seleccionados en el laboratorio dentro del útero mediante un procedimiento rápido en el que se introduce una fina cánula por el canal del cérvix uterino. En el caso de que hayan resultado sobrantes más embriones de calidad, se pueden preservar en nitrógeno líquido en caso de ser necesarios para otros ciclos y así evitar las fases previas de la fertilización, haya habido embarazo o no.

¿Necesitas uno de nuestros tratamientos?

 

¡Descubre ahora nuestras promociones!

Solicite Información sin compromiso



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies